in , , ,

El desafío personal de Lértora en Colón para el retorno del fútbol

El mediocampista tuvo una profunda charla donde reveló el bajón anímico y futbolístico padecido: «Estaba mal, no me sentía a gusto conmigo», explicó.

En un diálogo con TNT Sports, Federico Lértora brindó precisiones personales de su trajín en Colón que está llegando al año. Además de rememorar la final de la Copa Sudamericana, algo imposible de eludir teniendo en cuenta lo que significó para el club, dio a conocer algunos motivos de la merma en su rendimiento individual: allí, lo físico y lo emocional jugaron su papel.

En cuanto al dificultoso presente producto de la pandemia, Lértora contó cómo afronta esta situación. «Se está haciendo bastante larga, venía bastante bien. Crece la incertidumbre, no hay fecha de finalización ni arranque de lo nuevo. La veníamos llevando bastante bien. Pero bueno, es lo que nos toca: hay que esperar y cuidarse. Genera ansiedad. Hay que tratar de ver la realidad, el fútbol. Es un tema de salud, es mundial: hay que abocarse a que la sociedad esté bien. Sí, quiero jugar y volver a entrenar pero hay que conformarse con entrenar en casa».

Además, contó cómo es su comunicación con Eduardo Domínguez. «Es la primera vez que tengo a Eduardo, hay chicos que lo conocen. Pero los que no lo conocemos hemos tenido charlas con él vía zoom como todo el mundo ahora. Hemos tenido charlas para estar en contacto: él se ha comunicado con nosotros. Nos hemos conocido no de manera personal, como sería habitual, y sí vía online o por comunicación. En mi caso, que no lo conocía, hemos aprovechado, aunque no es lo mismo el día a día y estar en el vestuario, pero hemos logrado suplirlo».

Acerca de las conversaciones que tiene con el DT, Lértora manifestó que «no se habla tanto de fútbol. Más de cómo estamos, cómo está la familia: hace foco en eso. Y si necesitamos algo, en qué nos pueden ayudar en cuanto a los entrenamientos. De fútbol es difícil más allá de alguna novedad del regreso. Mucho foco en el bienestar nuestro y de las familias».

Luego, hizo un balance sobre su año en el Sabalero. «Fue de mayor a menor. Ahora espero poder retomar: fueron cuatro meses muy intensos. Vivimos muchas cosas con la Copa Sudamericana, quedamos afuera de la Copa Argentina en cuartos de final y la verdad que fue un primer semestre muy bueno. La segunda parte arrancó complicada y difícil tanto en lo personal como en el equipo y bueno, cuando parecía que empezábamos a remontar, se cortó todo. Espero que este parate sirva para poder arrancar bien y retomar ese envión«.

En este sentido, profundizó sobre su rendimiento individual, donde reconoció la merma en su nivel. «Me costó la finalización del año pasado: había llegado a Colón sin pretemporada por cuestiones de negociaciones y traspaso. Llegué y me puse a jugar: me faltó pretemporada para llegar con resto. Después, a principio de año, tuve algunas cuestiones familiares que afectó en lo emocional y eso repercute en el rendimiento. No me sentía a gusto conmigo. Estaba mal. No me desempeñaba de la manera en que lo puedo hacer. Pero cuando llegó Eduardo el ánimo era otro: ahora me siento bien, espero poder ponerme a tono con todos mis compañeros y poder recuperar el nivel».

En la continuación de la conversación, rememoró el paso de Colón por la Copa Sudamericana. «A mí me tocó jugar en cuartos de final con Zulia. Fue increíble el recibimiento de la gente con Mineiro, lograr el triunfo y luego la clasificación en Brasil, fue increíble. Después, de ahí hasta el día de la final fue todo una locura, lo que se vivía en la ciudad: íbamos al supermercado y nos decían, vamos el 9 de noviembre. La verdad que fue espectacular. Lástima que no pudimos poner esa frutilla al postre«.

Con respecto al clima de la final, para Lértora «el punto más emocionante fue entrar a la Nueva Olla. En la caminata del vestuario al medio de la cancha y pasar por la copa: eso me quedó marcado. Después, con la gente, una locura. Lo de Los Palmeras, nos enteramos el día siguiente: nosotros estábamos en el vestuario. Después vimos por video todo».

En relación a lo futbolístico de ese duelo, explicó que «fue atípico: era la primera final única en estadio neutral. Y después, esa tormenta que se largó, el parate… yo pensé que no se iba a poder seguir jugando. Nos golpeó porque la lluvia nos perjudicó: lo tendría que haber parado antes. Era cuestión de meter un gol y ponernos a tiro: lamentablemente llegó sobre el final. Quizás si hubiera entrado el penal, hubiera sido otra la historia«.

El DT que lo solicitó para Colón fue Pablo Lavallén, de quien no ahorró elogios. «Logró plasmar su idea de juego e identidad. Quizás al tener tres competencias y plantel reducido, nos descuidamos en el campeonato y no sumamos lo que teníamos que sumar. Pero en la copa logró armar un equipo competitivo que mostró un buen fútbol y lograr algo histórico«.

Lavallén también lo dirigió en Belgrano, y se refirió a él como «uno de los mejores entrenadores que he tenido en el fútbol». Y agregó: «Pablo es excelente en calidad de persona y valores. Fue el DT que mejor me hizo rendir dentro de una cancha y me hizo crecer en cuanto a conceptos tácticos y técnicos. Además, tengo una afinidad en cuanto a su idea de juego: pretendo ser entrenador y uno intenta mirar, yo tengo esa cercanía».

«Por lo general me gustan equipos que tengan posesión en el sentido de atacar al equipo rival, que sean ordenados defensivamente e intensos. Sacando River, Vélez demostraba eso», cerró.

¿Que Te Pareció?

En Brasil acusan de «traidor» a un jugador del Barca de Guardiola

Boca, interesado en Marcos Rojo