En la final, el Millonario derrotó a Atlético Tucumán por 2 a 1 y se consagró por segunda vez consecutiva en el torneo más federal del país. Cierra el 2017 con un título.

River se acordó de jugar y fue el justo campeón de la Copa Argentina. Fue superior de principio a fin a su rival y si solamente el Decano quedó con vida hasta el final fue por la desconfianza que genera la defensa y por la falta de contundencia del conjunto de Gallardo.

El elenco de Núñez se puso en ventaja a los diez minutos de juego, con el refuerzo que más rindió en relación a los que llegaron en junio: Ignacio Scocco. Nacho aprovechó que Aliendro se durmió saliendo de una pelota parada, anticipó a Sánchez de cabeza y puso el 1 a 0.

Pero la reacción de Atlético fue inmediata. Un minuto después del tanto del Millonario, River descuidó su banda izquierda y Acosta sacó provecho de ese espacio: centró rasante y allí apareció el Pulga Rodríguez que anticipó a Montiel y devolvió las tablas al marcador.

En esa primera parte, Scocco tuvo dos más que se fabricó solo: un tiro desde el vértice del área que se fue desviado y luego no llegó a contactar tras un pase en diagonal de Nacho Fernández.

El elenco norteño también pudo adelantarse: en primera instancia, con una volea de Núñez que le quedó alta y se fue por arriba. La restante con un cabezazo del autor del gol que se fue por arriba.

En el complemento, la diferencia futbolística de River quedó más marcada aún. Se ordenó mejor en defensa y prácticamente no sufrió. Si hubiera sido más eficaz en los últimos metros, el juego podría haberse sellado antes del final.

Nuevamente, pegaba de entrada el equipo de Gallardo: a los 2′, Saracchi apareció libre por su carril y la cambió de frente para que Nacho Fernández controle y la coloque a la izquierda de Sánchez para devolver la ventaja en el marcador. Inatajable para el Oso.

River tuvo dos claras para liquidar. Un mano a mano de Scocco que increíblemente definió por encima del travesaño y un cabezazo de Maidana que se estrelló en el poste izquierdo del arquero Decano.

Los de Zielinski solamente inquietaron mediante dos aproximaciones: una remate pinchado del Pulga que se fue alto y un cabezazo de Álvarez tuvo el mismo desenlace en el último instante del encuentro.

River es bicampeón de la Copa Argentina. Una caricia luego de los golpes sufridos en este último tiempo tras quedar eliminado con Lanús de la Copa Libertadores y su mal desempeño en la Superliga donde, entre otras cosas, cayó en el superclásico.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here