El conjunto de Gallardo volvió a perder y prácticamente quedó descartado en la lucha por la Superliga. Fue 2 a 1 ante el Lobo. Llega debilitado a la final de la Copa Argentina.

River continúa en caída libre. Esta vez, cayó en el Bosque en un partido que quizás no mereció irse con las manos vacías, pero sobre el cierre, un descuido de la defensa hizo que se quede sin nada. Volvió a mostrar las deficiencias en en todas las líneas que cristalizó en gran parte del semestre.

El primer tiempo fue peleado. Las mejores fueron de la visita, que exigió en dos oportunidades a Arias y desperdició un mano a mano con Casco sobre el cierre. El Tripero solo exigió con un remate de Oreja que pegó en el costado externo de la red.

En el complemento llegaron las emociones. A los 6′, se adelantaba el local: la defensa de River quedó a destiempo y el Lobo inició la contra con Dibble, que remató y provocó la reacción de Bologna, pero en el rebote el ex Boca Nicolás Colazo aprovechó para abrir el marcador.

El gol dejó shockeado a River, que no reaccionaba. Rápidamente pudo estirar la ventaja con Dibble, pero apareció Bologna, uno de los mejores del equipo en la noche platense.

El que no perdonaría sería Scocco. A trece del final, efectuó un tiro libre desde el borde del área y, con responsabilidad de Arias, el mejor jugador de River en el semestre empató la contienda.

Pero al Millonario le sucedió lo mismo que ante Newells: se relajó cuando marcó y su rival sacó provecho. En el último minuto de juego, la defensa del conjunto de Gallardo dejó patear increíblemente a Alemán que hizo inútil el esfuerzo de Bologna para poner el 2 a 1 y desatar la locura en el Bosque.

River quedó con solamente doce unidades. Los líderes le sacaron 15, y pueden ser 18 si Boca gana en la última. Se acerca la Copa Argentina y llega debilitado.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here