Con Keylor Navas como figura, el Merengue logró su acceso a la definición del certamen más importante del viejo continente luego de igualar 2 a 2 ante Bayern Múnich. En la ida, los españoles habían ganado por 2 a 1.

Al igual que en la instancia anterior, Real Madrid sufrió pero logró avanzar. Esta vez con su arquero como figura, contando con errores arbitrales que lo beneficiaron y aprovechando fallas de su rival, alcanzó su tercera final consecutiva en la UEFA Champions League.

Las esperanzas se renovaban para Bayern Múnich luego del gol de Kimmich, a los tres minutos de juego. El lateral aprovechó un mal rechazo de Ramos para abrir el marcador.

Pero cinco minutos después, Real Madrid llegaría a la igualdad: Benzema, que volvía a ser titular, conectó un centro de Marcelo en el segundo palo y metió un testazo para poner el 1 a 1.

Antes del descanso, Marcelo interceptó un centro de Kimmich con su mano pero el juez no sancionó la pena máxima.

En el inicio del complemento, Real Madrid revertiría el resultado con un grosero error del arquero Ulreich: el balón pasó por debajo suyo luego de un pase de Tolisso y Benzema aprovechó para poner el 2 a 1.

A los 17, James Rodríguez haría efectiva la ley del ex para igualar el resultado. El colombiano definió correctamente ante Navas con su pierna menos hábil.

En el resto del encuentro, crecería la figura de Navas. El costarricense se reivindico de su actuación en el encuentro de ida y otorgó el pase a su equipo a una nueva final.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here