Medios europeos sostienen que los jugadores protagonistas del derby de Manchester tuvieron un encontronazo en vestuarios tras la victoria de los ciudadanos. Incluso, un ayudante de Guardiola fue herido por un botellazo.

El desenlace de uno de los clásicos más calientes de Inglaterra no terminó bien. Luego del triunfo de Manchester City, los Diablos Rojos no se habrían bancado los festejos y reaccionaron en zona de vestuarios.

La trifulca habría comenzado cuando José Mourinho, entrenador de Manchester United, pasó por el vestuario del equipo ganador y pidió más “respeto y tacto”, según sostiene Diario Marca. Sin embargo, a Ederson, arquero del City, no le cayeron bien las recomendaciones del portugués.

Luego del encuentro entre el portero y el entrenador, comenzaron los inconvenientes: insultos, tumultos, empujones e incluso un botellazo del belga Romelu Lukaku que impactó en la frente de Mikel Arteta, ayudante de Pep Guardiola, que debió ser atendido médicamente por un corte.

Marca cierre informando que “la policía tuvo que acudir a las inmediaciones de los vestuarios hasta que ambas plantillas abandonaron Old Trafford”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here