El uruguayo dejó de ser el entrenador del Canalla luego de la eliminación en las semifinales de la Copa Argentina ante Atlético Tucumán. El desarrollo del actual semestre fue fundamental para la ida.

Paolo Montero solo tenía una posibilidad de continuar en Rosario Central: ganar la Copa Argentina. En la Superliga, luego de no ganar en los primeros ocho juegos, quedó lejos de los principales puestos.

En el semestre anterior, el uruguayo había registrado una gran marca de puntos, aunque no le alcanzó para disputar la Copa Sudamericana del próximo año. Lo del actual fue penoso: 4 puntos obtenidos de 24 disputados.

Luego de la eliminación ante el Decano, confirmó su renuncia: “Ya le dije a los dirigentes y a los jugadores que me voy. No hay nada que analizar. El culpable soy yo”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here