El argentino anotó el segundo tanto en la victoria del conjunto ciudadano ante el United por 2 a 1. Sacaron once puntos de ventaja en la tabla de posiciones.

En Old Trafford, Manchester City se llevó los tres puntos en un encuentro atractivo, que tuvo como principales protagonistas a los arqueros. Fue un tiempo para cada uno, aunque la superioridad del equipo de Guardiola sobre el de Mourinho fue más clara en la primera parte que la de los Diablos Rojos en el complemento.

Los tres goles del encuentro llegaron mediante errores groseros en defensa. A dos minutos del entretiempo, el City se adelantaba: tras un tiro de esquina, Lukaku pifió su rechazo y el balón le quedó a Silva, que en el área chica metió un zurdazo para dejar sin respuestas a De Gea.

Pero cuando se cumplía el segundo minuto de descuento de esa etapa inicial, llegaría la igualdad del United. De un centro desde la izquierda, fallaron Otamendi y luego Delph para que Rashford aparezca libre por detrás y defina cruzado ante Ederson.

En el complemento, los dirigidos por el catalán retomarían la ventaja a los 9′ y otra vez mediante una pelota parada: nuevamente falló Lukaku que efectuó un rechazo defectuoso y, tras un rebote, el esférico cayó en Otamendi que la tomó de tijera en el área chica y fusiló a De Gea para poner el 2 a 1 que sería definitivo.

A partir de allí, tuvieron chances ambos equipos. Sin embargo, se destacaron tanto Ederson, en una doble atajada ante Lukaku en primera instancia y luego Mata, como también De Gea, que evitó que el City lo liquidase de contragolpe.

Por otro lado, Agüero fue al banco del City y no ingresó. En tanto que Marcos Rojo se retiró en el entretiempo por un corte en su cara luego de un choque.

Con este resultado, los ciudadanos llegaron a 46 unidades y le sacaron once a su perseguidor inmediato: el United. De 16 encuentros que disputó en el torneo, ganó 15 y empató el restante.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here