Rafael Nadal es de aquellos deportistas que parecen no tener un límite. Incluso se podría decir, como el buen vino, que contra más añejo mucho mejor deportista es. Y sino que se lo pregunten a un jovencísimo Stefanos Tsitsipas, un talento griego, de Atenas, con apenas 20 años y que apunta grandes cosas pero que este jueves ha caído, pese a ofrecer resistencia con su extraordinario saque, ante un Nadal, rápido, agresivo pero a la vez muy cerebral, que lo ha borrado de la pista, tan rápido como la superficie, en tres sets (6-2, 6-4 y 6-0).

De esta manera el español avanzó a la final y espera rival que saldrá del choque entre Djokovic y Pouille.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here