El entrenador de Unión habló sobre la necesidad de “cambiar la mentalidad” para lograr nuevos objetivos en materia futbolística. Además, se refirió al bajón que experimenta el equipo tras sus últimas presentaciones en la Superliga.

Leonardo Madelón es el máximo responsable del salto cualitativo que Unión ha experimentado en el último tiempo, alcanzando la cúspide al conseguir la histórica clasificación a la Copa Sudamericana del próximo año. En diálogo con Radio Sol 91.5, brindó detalles sobre cómo tanto él como el plantel cambió su manera de pensar y contagió al hincha al obtener resultados favorables.

Pensaba cómo nos autopresionamos, el futbolista, el entrenador y a veces no nos perdonamos un partido malo. Se cortó la racha ante Godoy Cruz, y ante Patronato lo íbamos ganando dos veces, también lo podés perder, pero te conocen porque vas segundo, ahora vas quinto. Tenemos una plaza difícil y te buscan todo tipo de trampas. Pero estamos bien, esa manta del descenso la tenemos lejos, no te abraza y esperemos que no te toque, por eso hay que analizar las cosas buenas también“, comenzó diciendo el estratega.

Por otro lado, habló sobre la exigencia que existe en el fútbol y que lo lleva a exigirse, aún más, en su trabajo. “Se puede dominar, pero acumulan todo los técnicos. Cuando el momento es malo la mirada va al entrenador, si se equivocó en los planteos. Me equivoco mucho, pero es lindo ponerse una vara alta, me lo pidieron los jugadores. Eso me obliga a exigirme, a modernizarme, a analizar los rivales, con el cuerpo técnico ni hablar. Nosotros entrenamos por la mañana, pero a la tarde hay un entrenamiento invisible, de 5 a 8, donde cortamos y miramos partidos, que insume tiempo y la cabeza trabaja mucho. Pero la profesión es así“.

Además, sobre el estado anímico del plantel, dijo que “el equipo está tranquilo por naturaleza porque está bien, pero tranquilo no hay que estar nunca. Tenemos que tener un estrés permanente, eso es bueno porque es sano. Hay que manejarlo, ahora lo hago muy tranquilo. Pero tenemos que vivir presionados, motivados, me gusta que me exijan mucho, hay una zona de confort que es peligrosa en el ser humano. Si lográs algo muy de golpe se pierden los valores de trabajo, de confianza y generosidad. Por eso tranquilos no tenemos que estar, y los jugadores lo entienden. Pero saben que tienen el respaldo del cuerpo técnico. Tengo a Bottinelli que estuvimos charlando de este tema, a nosotros nos pegó no ganar de local. No quiere decir  que sea mala la campaña o que hayamos jugado muy mal, nos pegó porque teníamos la ilusión de estar un poco más arriba”.

También, brindó una interesante metáfora acerca de cómo se modificó el paladar del hincha con el buen momento del equipo. “Uno podría pensar perdimos contra Godoy Cruz de local, pero veníamos de ganarle a Argentinos de visitante. Pero no habría que conformarse con eso, es lo que uno no quiere. En la intimidad lo pensé. Nosotros como equipo nos pusimos la presión. Lo hablé con los jugadores, ellos saben que entraron en la historia por en ingresar a la Sudamericana. El hincha de Unión está orgulloso de su equipo, cuando comenzás a comer mollejas querés mollejas, salchichón te cuesta. Nosotros tenemos la ilusión de seguir arriba, estamos pensando en River, es otro partido que tenemos ganas de ganarlo. Queremos que sea River, no Vélez”.

Finalmente, habló sobre su cambio de mentalidad. “Soy consciente que malacostumbramos al hincha de Unión, gracias a Dios. Algunos me preguntan: «¿Qué pasó con Godoy Cruz? De esta vamos a salir». Todos los partidos son difíciles, en 40 partidos perdimos ocho o nueve. Hay que cambiar la mentalidad, prefiero que me echen porque perdí cuatro partidos y que me digan «tenés que irte porque la propuesta de pelear arriba no dio resultado». Prefiero que me echen así y no quedarme por un buen contrato, en mitad de tabla, cómodo. Prefiero que me echen porque no logramos el objetivo, el grupo piensa igual que yo. Pero para pelear arriba hay que hacer un esfuerzo grande entre todos. Al hincha le digo que estamos bien y tranquilos. No hay nada roto, el plantel está bien, es un grupo muy sano. Fueron noches malas donde nos superaron y nada más”.

Fuente: Diario UNO

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here