El Seleccionado Argentino de Rugby se impuso hoy a Australia por 23 a 19 y cortó una racha de 35 años sin triunfos en el país oceánico.

Es la primera vez que un equipo argentino se impone en condición de visitante ante uno australiano desde que empezó a participar en el torneo.

La última vez que Los Pumas se habían impuesto frente a los Wallabies en Oceanía había sido en Brisbane, en 1983, cuando se quedaron con un triunfo por 18-3 con tries de Buenaventura Mínguez y Tomás Petersen.

La clave del triunfo pasó porque el equipo de Mario Ledesma supo aprovechar sus momentos en el primer tiempo y luego se dedicó a aguantarlo en el segundo frente a un Australia que intentó agotar todas las vías para dar vuelta el encuentro en el complemento.

El trabajo de los forwards argentinos fue impecable y el line fue una de las plataformas que más seguridad generó, con un Guido Petti imparable en las alturas que bajó pelotas de todos lados.

La diferencia podría haber sido mayor si se hubiesen ajustado pequeños detalles, ya que a Los Pumas le anularon tres tries –dos por pase forward- y el restante por el pie izquierdo de Ramiro Moyano que rozó la linea de costado antes de habilitar a Nico Sánchez de cara al try.

Un comienzo ambicioso
Los Pumas jugaron un gran primer tiempo en Gold Coast y se fueron al descanso 17-14 arriba gracias a una interesante actuación colectiva que incluyó una incansable defensa, sobriedad en la toma de decisiones y una ambición ofensiva que los hizo llegar dos veces al try mediante Nicolás Sánchez y Bautista Delguy.

La combinación line out-maul fue una de las plataformas con las que el equipo argentino se sintió cómodo a la hora de generar juego y la presión alta una de las armas para cerrarles los espacios a unos Wallabies que cuentan con backs picantes que en cualquier momento pueden hacer la diferencia.

Es la primera vez que un equipo argentino se impone en condición de visitante ante uno australiano desde que empezó a participar en el torneo.

La última vez que Los Pumas se habían impuesto frente a los Wallabies en Oceanía había sido en Brisbane, en 1983, cuando se quedaron con un triunfo por 18-3 con tries de Buenaventura Mínguez y Tomás Petersen.

La clave del triunfo pasó porque el equipo de Mario Ledesma supo aprovechar sus momentos en el primer tiempo y luego se dedicó a aguantarlo en el segundo frente a un Australia que intentó agotar todas las vías para dar vuelta el encuentro en el complemento.

El trabajo de los forwards argentinos fue impecable y el line fue una de las plataformas que más seguridad generó, con un Guido Petti imparable en las alturas que bajó pelotas de todos lados.

La diferencia podría haber sido mayor si se hubiesen ajustado pequeños detalles, ya que a Los Pumas le anularon tres tries –dos por pase forward- y el restante por el pie izquierdo de Ramiro Moyano que rozó la linea de costado antes de habilitar a Nico Sánchez de cara al try.

Fuente: Clarín.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here