Los Reds cayeron por 4 a 2 en el encuentro de vuelta de semifinales ante Roma pero igualmente lograron el pase a la definición del certamen más importante del viejo continente. El global finalizó 7 a 6 a favor de los ingleses.

En el Estadio Olímpico, se dio un partido esperado por la mayoría del mundo del fútbol: abierto, con el local yendo a buscar el encuentro para recortar la diferencia y la visita tratando de sacar provecho de los contragolpes que tendría. Los goles de Liverpool en la primera parte hacían suponer que la contienda estaba liquidada, pero en el complemento se replegó y Roma quedó a un gol de igualar la serie.

Iban nueve minutos de juego cuando Mané abría el marcador para el conjunto inglés aprovechando un error grave de su rival en la salida. Cinco minutos después, Roma llegaba a la igualdad con un blupper increíble: tras un rechazo de Lovren, el balón pegó en la cabeza de Milner y dejó sin respuestas a Karius que solo miró.

A los 25, Liverpool retomaría la ventaja y comenzaría a poner un pie en Kiev: luego de una serie de rebotes tras un córner, Wijnaldum apareció libre en el área chica para poner el 2 a 1. Con ese resultado se irían al descanso.

El complemento sería todo de la Roma. Necesitado de cuatro goles para enviar el cotejo al alargue, inclinó el terreno a su favor y minó campo adversario. Encontró la contundencia pero se vio perjudicado por la performance arbitral, que lo privó de dos goles que podrían haberle dado el paso a la final.

En el inicio de la segunda parte, el juez comenzaba a tener protagonismo: Dzeko quedó cara a cara con Karius que lo derribó cuando se iba solo para el gol. El asistente cobró fuera de juego del bosnio de manera incorrecta. Era penal para el local y expulsión para el arquero.

El artillero de la Roma tendría revancha a los seis minutos: luego de una atajada del portero alemán, Dzeko paró el balón dentro del área y definió para poner el 2 a 2.

Luego de la igualdad en el marcador, llegaría otro error arbitral que perjudicaría a Roma: El Shaarawy apareció libre por el segundo palo, la empujaba hacia el fondo de la red pero Arnold puso su mano. El juez sancionó córner.

A cuatro del final, Nainggolan descontaría en el global con un bombazo de media distancia que se clavó en el poste derecho de Karius. Sería el mismo belga quien pondría el 4 a 2 definitivo luego de una pena máxima sancionada en el último minuto de juego.

Liverpool vuelve a una final de Champions luego de diez años. Su rival será el Real Madrid, el 24 de mayo en Kiev.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here