El entrenador de River infringió el reglamento al ingresar al vestuario en el entretiempo y comunicarse durante el juego con sus colaboradores. Conmebol podría ser implacable.

En la previa del encuentro de vuelta ante Gremio, la entidad madre del fútbol sudamericano suspendió a Marcelo Gallardo luego de que su equipo ingrese un minuto tarde al complemento en la ida. Imposibilidad de acceder al campo de juego, de comunicarse con sus ayudantes y multa económica. Sin embargo, en la revancha, su ímpetu fue más fuerte.

Las imágenes condenan al Muñeco que, de gorra, ingresó al vestuario en el complemento. River caía 1 a 0 -2 a 0 en el global- y el DT sintió la necesidad de estar con sus dirigidos. Él mismo lo admitió en conferencia de prensa. “Asumo que infringí una sanción, pero no me arrepiento”, expresó tras el encuentro.

El reglamento es claro: el director deportivo/entrenador, cualquier miembro del cuerpo técnico o restantes oficiales, sancionados con la suspensión de sus funciones, podrán presenciar los partidos en los cuales esté vigente su suspensión únicamente desde las gradas. No podrá acceder al vestuario, túnel, banca o área técnica antes ni durante el partido, ni podrá por ningún medio comunicarse con su equipo.

También las penas que podría recibir el Muñeco luego de su infracción: 

Suspensión para ejercer cualquier función relacionada con el fútbol por un número concreto de partidos o por un período concreto de partidos.

Prohibición de ejercer cualquier actividad relacionada con el fútbol

Prohibición de acceso a los estadios

Retirada de un título o premio

Retirada de licencia, habilitación o permisos

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here