Con un doblete de John Stones, un hat-trick de Harry Kane y un exquisito tanto de Jesse Lindgard, el equipo de Gareth Southgate se floreó con un 6-1 ante el debutante elenco de Panamá y aseguró su pase a la siguiente fase. El único tanto del perdedor lo anotó Baloy en lo que constituyó un momento histórico ya que el primer grito panameño en un Mundial de fútbol.

El próximo jueves, a las 15, los ingleses definirán el primer puesto ante Bélgica con un condimento especial: si empatan, deciden las tarjetas amarillas y rojas ya que hasta el momento tienen la misma cantidad de puntos, goles a favor y en contra.

 

 

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here