El Rojo igualó sin tantos ante Santos en la revancha de los octavos de final de la Copa Libertadores y se clasificó gracias al 3-0 que obtuvo en la ida debido a que su rival alineó mal a Carlos Sánchez. La disputa finalizó diez minutos antes por incidentes provocados por el público local.

Desde que Conmebol oficializó el fallo que otorgaba el encuentro de ida ganado a Independiente ante Santos por 3 a 0, en los alrededores del Pacaembú ya se olfateaba que algo malo iba a pasar. Y así fue en el cierre del cotejo, cuando los hinchas del conjunto paulista comenzaron a arrojar bombas al campo de juego. Rápidamente, se aproximaron al alambrado y establecieron un combate con la policía. Julio Bascuñán no dudó y suspendió la disputa.

En cuanto a lo futbolístico, Independiente fue superior en la serie. Tanto en Libertadores de América como en Brasil, convirtió en figura al arquero Vanderlei. En este encuentro de vuelta, evitó que la sentencia llegue en la primera parte cuando le contuvo un penal a Maxi Meza.

Independiente avanzó a cuartos de final de la Copa Libertadores, donde espera por Racing o River.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here