Ese cabezazo de Soldano quedará grabado en la retina del pueblo Tatengue. Ese grito de gol todavía se siente en el aire del estadio 15 de Abril y quedará en la memoria del hincha rojiblanco. Como el tiro libre de Mazzoni en la final del 79. Como el disparo de Madelón en la final del 89. Es que ese testazo del Sunchalense le dio por primera vez el pasaje a Unión a jugar una copa internacional, algo que se le había negado en 111 años de historia.

Hoy es todo festejo. Pero para llegar a eso hubo un partido. Un partido en el cual el Tatengue fue muy superior a este Independiente que solamente pudo inquietar a Nereo Fernández con un cabezazo de Romero en el primer tiempo. Después, nada. Y en ese tuvo mucho que ver el planteo de Madelón y el aspecto físico. Para que se entienda: Unión pasó por arriba a Independiente. No le generó tantas situaciones de riesgo, es verdad, pero nunca pasó sofocones. Y siempre fue el dueño del trámite. Mereció la victoria y la logró. Fue el premio a una campaña muy buena que siempre lo tuvo al equipo prendido en los primeros lugares de la Superliga que será para todos los Tatengues un torneo inolvidable.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here