Unión se hace fuerte de local. Es una verdad que no se puede refutar. Desde que se juega la Superliga, el único equipo que no perdió en su estadio es el dirigido por Leonardo Madelón.

Este domingo le ganó a Gimnasia un partido duro, durísimo. Hubo pocas situaciones de gol en el primer tiempo y podemos decir sin temor a equivocarnos que hasta que llegó el gol de Zabala a los 40 minutos, los dos arqueros eran meros espectadores. Con esa diferencia se fueron el descanso.

En el complemento intentó un poco más el elenco platense, eso abrió huecos en la defensa que no pudo aprovechar el local. La más clara la tuvo Rodrigo Gómez, pero Martín Arias se lo tapó. Los últimos quince minutos la visita se fue a la carga vía aérea y anduvo cerca con una cabezazo en el palo.

Aguantó Unión y se llevó el triunfo. Se recuperó tras perder en Avellaneda y ahora, según su propio técnico, aspira a llegar a posiciones de avanza. Una parte del libreto para eso, lo tiene aprendido: de local, nadie puede con el Tatengue.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here