Con gol de Mandzukic en tiempo suplementario, los croatas triunfaron por 2 a 1 y jugarán la definición del Mundial de Rusia ante Francia el próximo domingo.

En Moscú, Croacia hizo historia. Tras comenzar abajo en el marcador y siendo superado totalmente por su rival, despertó en el complemento y logró llevar la definición a la prórroga. Cualquiera podía pensar que el estado físico pasaría factura ya que se trataba del tercer alargue consecutivo que disputaba, sin embargo, siguió siendo el dominador del juego y encontró el premio que lo llevaría a una final del mundo por primera vez en su historia.

En la primera parte, los dirigidos por Southgate fueron totalmente superiores. Abrieron el marcador con un golazo de Trippier de tiro libre y pudieron estirar la ventaja con dos jugadas claras: un mano a mano de Kane que fue rechazado por Subasic y un tiro desviado de Lingard.

En el complemento, Croacia cambió totalmente su semblante y se adueñó del juego. Llegó al empate gracias a un tanto de Perisic con una definición poco ortodoxa. El mismo jugador pudo estirar la ventaja con una gran jugada individual donde definió de zurda y estrelló su disparo en el poste izquierdo.

En el tiempo suplementario, los croatas no aflojaron. La fuerza mental se impuso por sobre el físico y la cancha se mantuvo inclinada a su favor. Modric apareció con más constancia que en los noventa minutos reglamentarios y allí, el equipo creció. El tanto definitivo llegaría en el minuto 110, cuando Mandzukic aprovechó un descuido de la defensa inglesa y metió un zurdazo inolvidable para vencer las manos de Pickford y llevar a Croacia a la final.

Croacia enfrentará a Francia el próximo domingo en la final de la Copa del Mundo. Jugarán desde las 12 en Moscú.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here