Los croatas se impusieron por 3 a 2 en los penales luego de igualar 1 a 1 en el tiempo reglamentario y en el alargue. Enfrentarán a Rusia en los cuartos de final de la Copa del Mundo.

En Nizhny Novgorod, Croacia y Dinamarca brindaron un duelo cargado de emociones. En el desarrollo, comenzó con un frenetismo total pero con el paso de los minutos se fue desinflando. Sin embargo, en el último tramo del alargue y en los penales, los arqueros mostraron un rendimiento brillante que le devolvieron emoción al juego.

En cinco minutos, ya se habían anotado los dos tantos. Jorgensen abrió el marcador luego de un lateral al área y una posterior deficiente respuesta de Subasic. En tanto que tres minutos después, Mario Mandzukic aprovechó los inconvenientes de la defensa danesa para rechazar y con una media vuelta venció a Schmeichel.

El encuentro, de a poco, fue equilibrándose. Ninguno de los dos equipos se animó a hacerse cargo del trámite y decidieron privilegiar sus porterías en lugar de jugársela por el triunfo. El hecho más importante llegó en el minuto 117: en ese instante, Jorgensen bajó a Rebic dentro del área cuando se había sacado de encima al arquero danés y quedaba con el arco libre para definir. Pitana sancionó penal pero allí apareció Kasper Schmeichel para contener el remate de Modric y enviar la definición a los penales.

En los remates desde los doce pasos, los arqueros estuvieron sublimes. Schmeichel ratificó su gran actuación conteniendo dos penas máximas. Sin embargo, no alcanzaría: Subasic se reivindicó de lo hecho en el gol de Dinamarca y contuvo tres penales. Rakitic anotó el último y desató la locura croata.

Croacia vuelve a jugar cuartos de final luego de veinte años: en Francia 1998 finalizó en el tercer puesto. Enfrentará al local, Rusia.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here