Tal como adelantó DOBLE AMARILLA el último 28 de diciembre, el presidente de Colón, José Vignatti, comenzó el 2018 con una expedición  a Europa que tiene un claro objetivo: evitar que el “Sabalero” le “devuelva” a Bayer Leverkusen los € 3.190.000 que le prometió,  según establece un documento presentado ante Ana Rosa Álvarez, la jueza que entendía en el Concurso de la entidad cuando estalló el “Caso Alario”. El titular de la institución se reunió con representantes del Departamento de Legales de la FIFA como jugada previa al encuentro cara a cara con los alemanes y ya sabe el valor de sus cartas.

Para entender la novela hay que remontarse al momento de la transferencia. La presentación del documento ante la jueza fue clave para acelerar los tiempos de la partida de Alario rumbo a la Bundesliga, lo cual enfureció a Rodolfo D’Onofrio. En el primer informe de DOBLE AMARILLA se daba cuenta de las advertencias de la magistrada sobre las características del documento, al cual calificaba como una“promesa de determinada acción o intención”. En su respuesta, Álvarez fue más allá y le remarcó a Colón que lo presentado no reviste carácter de contrato ya que no contempla obligaciones bilaterales ¿La razón? Está suscripto solamente por el “Sabalero” y con un detalle muy importante: las obligaciones son solamente de su parte hacia Bayer Leverkusen, lo cual, según Álvarez, fomenta un escenario de debilidad ante futuros reclamos por incumplimiento.

Álvarez precisó que el documento es una “promesa de determinada acción o intención de desarrollar una conducta que consistiría en, una vez entregado por River Plate el monto representativo del 40% correspondiente a los derechos económicos, transferirle a la institución europea el monto de euros $ 3.190.000 libre de todo impuesto o gasto que comprenda la operación”.

En aquel momento, la relación entre River y Colón era pésima, privada y públicamente. Conforme el paso del tiempo, las partes se acercaron y si bien el vínculo actual no es el paraíso, sí es óptimo y cuenta con Vignatti y Jorge Brito, vicepresidente “Millonario”, como principales interlocutores, por lo cual el “Millo” no entorpecerá las gestiones entre Colón y los alemanes.

River puso a disposición el dinero para que Colón lo retirara, acción que la entidad de Santa Fe no ejecutó de inmediato. En noviembre, DOBLE AMARILLA revelaba la idea de Colón de esperar hasta salir del Concurso para poder disponer del dinero según su criterio, hecho que logró sobre el final del año pasado. De permanecer bajo la figura legal previa, el club debía someterse a las decisiones de la jueza, quien, a su vez, tenía que remitirse a los acreedores.

Cumplido ese objetivo, DOBLE AMARILLA supo de fuentes muy confiables que Vignatti tenía decidido viajar a Alemania en los primeros días de 2018. Y así fue. El presidente de Colón ya está en Europa y fue acompañado por Pedro Aldave, el representante de Alario.

Vignatti se planteó como primera jugada corroborar el poder de sus cartas con el Departamento de Legales de la FIFA, antes de entrevistarse con su par de Bayer Leverkusen. Ese movimiento de apertura en este verdadero ajedrez lo pudo completar en las últimas horas y, según su entorno, lo dejó con expectativas favorables.

La idea del titular de Colón es negociar cara a cara con su par de Bayer Leverkusen una quita considerable sobre la promesa que figuraba en el documento que recibió la jueza Álvarez. La prioridad es transformar aquellos € 3.190.000 en no más de € 2 millones.

La dirigencia también tiene un plan B: incluir el pase del juvenil Tomás Sandoval, de apenas 18 años, habitualmente citado a las selecciones juveniles y que ya ha marcado goles en Primera División. En principio, Colón ofrecería el 50% del pase, pero, de ser necesario, contemplaría la posibilidad de entregar la totalidad.

De acuerdo a los consultas realizadas a expertos en derecho deportivo, es Bayer Leverkusen quien tiene las de ganar si se recurre a la FIFA, pero los especialistas también coinciden en que la ausencia de un contrato entre ambas partes respecto a esa “promesa” que definió la jueza Álvarez pone a Colón en una posición que lejos está de ser considerada como derrota segura.

Vignatti espera llegar a un acuerdo a más tardar el próximo viernes. Si el Leverkusen no acepta, lo más probable es que la novela de Alario se decida en los tribunales deportivos. Sí, todavía quedan capítulos para esta historia.

Fuente: Doble Amarilla.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here