El Sabalero no encontró los caminos para lastimar a River e igualó sin tantos en la ida de la segunda fase de la Copa Sudamericana. Se define el próximo martes en Santa Fe.

El termómetro de lo que Colón fue en el Estadio Centenario lo marcó la gente. El ánimo de esos casi ocho mil hinchas que coparon el mítico escenario se correspondió con el nivel del equipo, que no los contagió en ningún momento. Es que en los dirigidos por Lavallén pesó más la falta de fútbol que los conceptos que el DT pudo transmitir en este mes de trabajo en el que el Sabalero no tuvo actividad oficial.

La estadía de Colón en Uruguay estuvo caracterizada por la previsibilidad, la falta de claridad y la imprecisión. La disputa se jugó como quiso River, que le cedió la posesión al Sabalero, se abroqueló en su campo y buscó salir de contragolpe. Pero los de Lavallén no lograron generar una jugada asociada en ningún momento. En la primera parte, un arrebato individual de Esparza que finalizó con un remate en el poste y un doble cabezazo, primero de Ortíz y luego de Rodríguez tras un tiro de esquina, fue lo poco que pudo realizar el equipo.

En el complemento, los dos tuvieron intenciones de romper el molde. Sin embargo, se quedaron en eso. Aparecieron los espacios, pero permaneció la falta de gestación. Ante esto, apelaron a la pelota parada. Primero Ortíz volvió a inquietar a Olveira con un potente remate y luego Piriz hizo lo propio con Burián, que efectuó una buena atajada luego de un cabezazo que picó en el césped y salió disparado.

El público continuaba apaciguado, al igual que el equipo. Disfrutó más la previa que el propio encuentro. Es que si hubo uno de los dos que estuvo más cerca de ganarlo fue River, que finalizó mejor luego de tener dos situaciones más antes del final. Primero Plada efectuó un buen disparo de media distancia que se fue cerca mientras que la más clara llegó a siete minutos del cierre, cuando Burián primero rechazó un cabezazo de Olivera que luego se metía, pero el uruguayo tuvo una reacción con su pie para completar el desvío.

Colón tendrá una semana para mejorar. Sobre todo, de mitad de cancha hacia adelante, su gran déficit. Será de gran valía para soñar con avanzar en el certamen continental.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here