Los europeos golearon a los africanos por 5 a 2 y perfilaron su clasificación a la próxima instancia. Se pone la pilcha de candidato.

En Moscú, Bélgica brindó una exhibición de fútbol ofensivo, goleó a Túnez y puso un pie en octavos de final de la Copa del Mundo. Fue notablemente superior a su rival e incluso la ventaja en el marcador pudo haber sido mayor. Sobre todo en el complemento, donde falló gran cantidad de situaciones de gol.

El desequilibrio de Hazard, la contundencia de Lukaku y el avasallamiento desde el fondo de Meunier fueron lo mejor que tuvo el elenco belga. Acompañaron bien Mertens y Witsel. El que no logra adaptarse al engranaje es Kevin De Bruyne, quien no parece sentirse cómodo en la posición que ocupa.

Un doblete de Hazard, otro de Lukaku y un tanto de Batshuayi aportaron al marcador para Bélgica. En tanto que Bronn, en la primera parte, puso el 1-2 mientras que Khazri decoró el resultado en el primer minuto de descuento.

Bélgica se perfila como uno de los equipos a pelear hasta el final. Solo un milagro lo dejará sin octavos de final. Luchará el primer puesto del grupo G con Inglaterra, que si hoy vence a Panamá lo alcanzará en la cima de la zona.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here