Dos goles fueron más que suficiente para que Barcelona vuelva al lugar en el que más a gusto se siente: la cima de la tabla de posiciones. Gracias a los tantos de Gerard Piqué y Carles Aleñá (asistencia de Messi), el equipo culé doblegó a Villarreal y volvió a adueñarse del liderato de La Liga, que estaba en manos de Sevilla.

En un partido en el que no necesitó lucirse y donde Ramiro Funes Mori fue suplente para la visita, los catalanes dieron el golpe desde el principio, imponiéndose en la primera mitad producto de un centro de Ousmane Dembelé que Piqué transformó en gol cuando recién iban 36 minutos de juego.

Con apariciones intermitentes, Messi también hizo lo propio. Titular a lo largo de todo el partido, el astro rosarino se lució con sus acciones y finalmente encontró la efectividad cuando sobre el final del duelo produjo una inmaculada asistencia filtrada para Carles Aleñá, el joven surgido de la cantera que sentenció el marcador y catapultó a los suyos al dominio del certamen.

De esta manera, el Barca llegó a los 28 puntos en 14 partidos y se quedó a la delantera en el torneo local, al menos hasta que Sevilla, con 26 unidades y un partido menos visite a Alavés. Villarreal, por su parte, continúa complicado con el descenso consecuente de sus 14 tantos que lo dejan en la decimoséptima posición.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here