El práctico, contundente y efectivo Atlético Tucumán exhibió anoche todos esos valores en el estadio Monumental José Fierro ante su multitudinaria parcialidad al vencer con claridad a Independiente por 4 a 2 para quedar, con un partido menos, como único escolta a solamente cuatro puntos del líder de la Superliga, Racing.

Por mérito de la potente y precisa pegada que posee el volante Rodrigo Aliendro fue el dueño de casa el primero en llegar a la red adversaria, y lo hizo de manera curiosa, ya que lo hizo tras tomar de aire desde el borde del área grande un córner lanzado desde la derecha.

Iban apenas 13 minutos y la diferencia parecía injusta, pero los visitantes no parecieron acusar el golpe y siguieron buscando de la mano de Meza, aunque tardarían más de 20 minutos en llegar a la paridad, que se produjo tras un tiro penal convertido por el ecuatoriano Fernando Gaibor luego de una infracción cometida por Lucchetti justamente sobre el mundialista rojo.

Pero con el oficio que lo caracteriza, tampoco el local se dejó influir por la igualdad y salió nuevamente en pos de recuperar la ventaja perdida, algo que recuperaría apenas 8 minutos después, nuevamente por intermedio de Aliendro, que remató sobre la izquierda de Martín Campaña después de una corajeada dentro del área visitante de Luis Miguel Rodríguez.

El segundo tiempo no cambió la tesitura del partido, porque Independiente salió dispuesto a poner por segunda vez las cosas como al principio, y no tardó demasiado en conseguirlo, ya que a los siete minutos nomás Gaibor habilitó con un toque de excelencia a Emmanuel Gigliotti y el Puma definió con un fortísimo derechazo al primer palo.

Pero tres minutos después iba a suceder algo con un ex Atlético Tucumán como lo es Gigliotti, que cambiaría el rumbo del partido: Pablo Hernández, que ingresó al comienzo de la segunda etapa recibió dos tarjetas amarillas en ese breve lapso, tal como le sucediera poco tiempo atrás frente a Banfield, y la idea inicial de Holan para ese segmento final cambió de manera drástica.

Allí el Decano fue con todo por la victoria y el tanto de la victoria lo gestó el goleador e ídolo de los tucumanos, el Pulguita Rodríguez, que aprovechó un penal de Nicolás Figal y lo transformó en gol. Después, en el descuento, el ingresado Fabio Alvarez, de gran rendimiento, remató la faena con el cuarto tanto, aprovechando que Campaña se había ido a cabecear un córner al área rival.

De esta manera Atlético Tucumán (19) se puso a cuatro unidades de Racing Club (23) como único escolta y con un partido menos jugado, que jugará el 6 de diciembre ante San Lorenzo, pendiente de la séptima fecha. Independiente (13) quedó duodécimo, a 10 puntos de su vecino de Avellaneda.

Fuentes: TyC Sports y La Gaceta.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here