Por las semifinales de Wimbledon, el sudafricano derrotó a John Isner en un partido inolvidable que duró seis horas y 36 minutos. Fue 7-6(8), 6-7(5), 6-7(9), 6-4 y 26-24 para el número ocho del mundo.

El triunfo de Kevin Anderson sobre John Isner quedará en el récord guiness: es el cuarto partido más largo de la historia. Se trató de una verdadera batalla donde, entre otros números, se registraron 237 tiros ganadores y 102 aces entre ambos jugadores.

El encuentro más duradero de la historia lo disputó justamente John Isner, en 2010, cuando venció a Mahut también en Wimbledon en once horas y cinco minutos de juego.

Anderson alcanzó su segunda final en Wimbledon. Espera al ganador del duelo entre Rafael Nadal y Novak Djokovic.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here